Historia del uso medico del Cannabis

Los humanos han cultivado y consumido las partes floridas de la planta femeninda de la cannabis, mas conocida como cannabis, virtualmente desde los inicios de la historia 7000 AC escrita. Textiles hecho en base a cannabisen el año han sido encontrados en el norte de China, y los usos de la planta ya sea en forma medica o para rituales han sido registrados mas o menos en las mismas fechas. En el año 2008 arqueologos en Asia central, descubrieron 900 grs. de cannabis en una tumba de un shaman, después de una extensa investigación los científicos afirmaron que esta antigua cultura haya cultivado esta planta con fines farmacéuticos, psicoactivos y rituales divinos.
Las culturas modernas siguen consumiendo cannabis, para los mismos propósitos, hoy en dia virtualmente la prohibición de esta planta es a nivel mundial ya sea su cultivo o uso. En USA leyes en contra del uso de cannabis ya sea en su uso textil, medico y/o recreacional fueron impuestas recién en el año 1937, por el congreso bajo la” ley de impuestos del cannabis”, y después reafirmada por las leyes federales y clasificada como una sustancia de la Lista 1, en acta de control de sustancias de 1970. Esta clasificación pone a la cannabis al mismo nivel de peligrosidad, toxicidad y penas legales que la heroína. Define a la cannabis y a las decenas de compuestos que existen en ella, como acreedora de alto potencial de adicción, ningún uso medicinal comprobado y alta peligrosidad en su uso medico si es que lo hubiera., en contraste cocaína y metanfetamina son parte de la lista 2, que podrían ser consumidas bajo supervisión medica, parte de la lista 3 y 4 son los esteroides anabólicos y el valium que pueden ser consumidos sin receta medica. En julio de 2011, el gobierno de Obama rechazó una investigación administrativa para volver a evaluar la clasificación de la cannabis en la lista I, y los legisladores federales siguen citando esta dudosa clasificación de la droga como la razón principal para la criminalización de la planta y los que lo usan.
Sin embargo, existe tan poco si es que ningún argumento científico para la existente prohibición, sino todo lo contrario existe un gran y amplio espectro de evidencia científica y seria para refutar el estado actual legal del cannabis. Descartando los casi 100 años de prohibición por parte de USA y asi todo el mundo, esta planta es por lejos una de las sustancias mas investigadas y usadas terapéuticamente en la historia. Hasta la fecha hay 20.000 estudios publicados hablando de la cannabis y sus componentes activos. Este total incluye 2700 publicados en el año 2009, 1950 el año 2010, 2100 publicados el año 2011, este crecimiento se atribuye al descubrimiento del sistema endocannabinoide(que detallaremos a continuación) también este crecimiento se debe al aumento en los testimonios terapéuticos de los pacientes asi como también de los doctores que se hab abierto al tema. Las conclusiones científicas han sobrepasado totalmente el estatus legal de la cannabis.
Por ejemplo en febrero de 2010 investigadores de la Universidad de California, públicamente anunciaron una seria de estudios clínicos sobre la utilidad medica del cannabis inhalado, y su conclusión fue que el cannabis era un tratamiento de primera línea para pacientes con neuropatías y otras enfermedades graves.
Junto con otros estudios conducidos por el centro, cuatro evaluaron la capacidad de la cannabis fumada para aliviar el dolor neuropático, una muy difícil de tratar el tipo de dolor nervioso asociado con el cáncer, la diabetes, el VIH / SIDA, la lesión de la médula espinal y otras condiciones debilitantes. Cada uno de los ensayos encontró que el cannabis reduce consistentemente los niveles de dolor de los pacientes en un grado que era tan bueno o mejor que los medicamentos disponibles en la actualidad
Otro estudio realizado por investigadores del Centro evaluó el uso de la cannabis como un tratamiento para los pacientes que sufren de esclerosis múltiple. El estudio determinó que fumar cannabis fue superior al placebo en la reducción de la espasticidad y el dolor en los pacientes con EM, y proporcionó algún beneficio más allá de los tratamientos prescritos actualmente.
En todo el mundo, los ensayos controlados de manera similar también se están llevando a cabo. Una revisión de 2010 por investigadores de Alemania informa que desde 2005 ha habido 37 estudios controlados que evalúan la seguridad y eficacia de la cannabis y sus compuestos naturales en un total de 2.563 sujetos. Por el contrario, muchos de los medicamentos aprobados por la FDA(administración federal de drogas, USA) pasan por muchos menos ensayos con muchas menos materias.
Como la investigación clínica en el valor terapéutico de los cannabinoides ha proliferado también lo ha hecho la comprensión de notable capacidad para combatir la enfermedad. Mientras que los investigadores en la década de 1970, 80 y 90 evalúan principalmente la capacidad de cannabis para aliviar temporalmente los síntomas de varias enfermedades – como las náuseas asociadas con la quimioterapia contra el cáncer – científicos de hoy están explorando el papel potencial de los cannabinoides para modificar la enfermedad.
Los científicos están investigando la capacidad de los cannabinoides para tratar trastornos autoinmunes tales como la esclerosis múltiple, la artritis reumatoide, y la enfermedad inflamatoria del intestino, así como su papel en el tratamiento de trastornos neurológicos como la enfermedad de Alzheimer y la esclerosis lateral amiotrófica, de hecho, en 2009, la Asociación médica Americana ( AMA) ha resuelto por primera vez en la historia de la organización que el estatus de la cannabis será revisado con el objetivo de facilitar la realización de la investigación clínica y desarrollo de los medicamentos a base de cannabinoides.
Los investigadores también están estudiando las actividades de lucha contra el cáncer, ya que un creciente cuerpo de datos preclínicos y clínicos concluye que los cannabinoides pueden reducir la propagación de las células cancerosas específicas a través de la apoptosis (muerte celular programada ) y por la inhibición de la angiogénesis ( la formación de nuevos los vasos sanguíneos ). Podría decirse que estos últimos hallazgos representan aplicaciones mucho más amplias y significativas para la terapia en base a cannabinoides que los investigadores podrían haber imaginado hace unos treinta o veinte años.

El perfil de seguridad del cannabis medicinal

Los cannabinoides tienen un historial de seguridad notable, especialmente en comparación con otras sustancias terapéuticamente activas. Más significativamente, el consumo de la cannabis – independientemente de la cantidad o potencia – no puede inducir una sobredosis fatal. Según una evaluación de 1995 elaborado por la Organización Mundial de la Salud, “No se han registrado casos de muertes por sobredosis se atribuyen al cannabis, y la dosis letal estimada para los seres humanos extrapolados de estudios con animales es tan alto que no se puede lograr “
Sin embargo, el cannabis no necesariamente debe ser visto como una sustancia inofensivosa. Sus constituyentes activos pueden producir una variedad de efectos fisiológicos y psicoactivos. Como resultado, es posible que algunos pacientes que son susceptibles a los riesgos crecientes derivados del uso de cannabis, como adolescentes, mujeres embarazadas o en lactancia, y pacientes que tienen antecedentes familiares de enfermedades mentalesl. Los pacientes con hepatitis C, o pacientes que tienen disminuida su función pulmonar (como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica), o que tienen un historial de enfermedades del corazón o un derrame cerebral también pueden estar en un mayor riesgo de experimentar efectos secundarios adversos de la cannabis. Como con cualquier medicamento, los pacientes deben consultar a fondo con su médico antes de decidir si el uso médico del cannabis es seguro y apropiado.